“JF llegó a nuestro centro tras muchos años de padecer los contratiempos y molestias que los enfermos de intestino irritable conocen. Había probado muchos tratamientos médicos convencionales y algunos a base de fitoterapia y dietas, con más o menos éxito. Normalmente con ciertos tipos de medicación

los síntomas mejoraban temporalmente, pero al abandonarla resurgían. Otras veces cualquier contratiempo laboral o altibajo emocional era el desencadenante de un agravamiento. “Lo peor es tener que organizar cualquier salida con la familia o los amigos pendiente de si tendré un baño accesible en todo momento, porque habitualmente lo he de visitar 6 u 8 veces diarias”- me explicaba desesperanzado y triste.

Tras valorar todos los datos, siempre respetuosos con cualquier diagnóstico y tratamiento médico que llevara, comenzamos unas sesiones de hipnoterapia dirigidas a estabilizar la tensión y ansiedad internas, la resiliencia fente a los altibajos emocionales y de la vida cotidiana, técnicas de Coué y focalización y otras, que contribuyeron a su mejoría notable.

Un mes después, tras unas pocas sesiones, me contaba entre incrédulo y emocionado que sólo iba una o dos veces al baño y sin molestias ni medicación.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies